miércoles, 12 de junio de 2013

Restaurante Es Caló - Formentera

Como muchos ya sabéis el equipo de Gastromaniac veranea en Formentera desde hace ya 37 años. Amamos esta isla y si no fuera por alto coste que supone el avión-barco, etc, vendríamos más de una vez al año. Aquí os dejamos la relación de posts sobre restaurantes en Formentera así como el enlace a nuestra página sobre Formentera y nuestro alojamiento en la isla, Villa Carmencita. En este post os queremos hablar del Restaurante Es Caló, sito en el pequeño pueblo pesquero con el mismo nombre y precisamente donde nuestro equipo tiene la casa. Desde nuestro punto de vista es el rincñon más bonito de la isla. Se trata de un restaurante que abrió sus puertas el año pasado (2012) y que forma parte del recinto de los Apartamentos Es Caló. Se encuentra pegado al mar, las vistas son impresionantes, a la derecha se eleva La Mola y a la izquierda vislumbramos el pico tras el cual se esconde Es Pujols
Para los que ya hayáis estado por la isla y conozcáis los restaurantes más insignes encontraréis bastante similitud tanto en el concepto de restaurante como en la propia carta con  el Molino de la Sal (Es Molí de Sal). El restaurante tiene una preciosa terraza cubierta y alguna que otra mesa en el interior aunque su apuesta está claramente orientada a las espectaculares vistas.

La cocinera es andaluza así como parte del equipo y por eso sospechamos la inclusión de un plato tan andaluz como el salmorejo :) La carta no se distingue por aportar platos nuevos, es más, repite platos del anteriormente mencionado Es Molí de Sal, pero tengo que decir que con un espectacular resultado. Los precios son algo elevados pero en la isla en general comer de restaurante resulta caro. El menú que os mostraremos a continuación costó aproximadamente 43 €/persona.

Para empezar una cervecita acompañada por pan, alioli de la isla y las riquísimas aceitunas amargas que siempre acompañan. Aquí a diferencia de otros sitios presentan el alioli en forma manga pastelera.
¡Ésto es vicio puro! Hay que tener cuidado porque al final uno se llena de pan con alioli y hay que dejar sitio para lo demás.
Tras echar un vistazo a la carta de vinos decidimos probar la sangría blanca con cava que preparan aquí (algo parecido al agua de Valencia). Una jarrita de un litro #ohyeah.
Continuamos con una ensalada payesa, uno de los platos más conocidos de la isla a base de patata cocida, pez seco y salado (peix sec), tomate, cebolla, pimiento rojo asado, patata cocida y biscuit (pan duro), regado con aceite. Estaba delicioso y entra entre nuestros favoritos junto con la que preparan en el Restaurante Pascual.
Y llegó el momento del plato estrella, Langosta/bogavante frito con huevos de payés. En el Molino de la Sal hemos probado este mismo plato con langosta, pero os aseguramos que el bogavante que nos sirvieron aquí no tenía nada que envidiar. Espectacular! 

 Estelar y galáctico resulta el colofón de los huevos fritos en el aceite resultante del bogavante... Nos quedamos sin palabras. A estas alturas de la comida ya habíamos alcanzado el cielo... Entre las vistas y la comida entramos en un trance del que aún nos estamos intentando recuperar.

Dejamos un poco de hueco para los postres que debo decir también nos convencieron a pesar de haberlos probado en otros sitios: copa de fresas a la pimienta con nata y la clásica greixonera. Que es la Greixonera? Pues se trata de una especie de flan hecho con sobras de ensaimadas. Buenísimos postres.
Fantástica la comida al completo y la amabilidad del servicio que estuvo atento y simpático en todo momento. Nuestro equipo les desea mucha suerte en está nueva temporada y esperamos volver para repetir muy pronto.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails