martes, 6 de noviembre de 2012

Tokyo Sushi Academy - Parte 7 - FINAL DE CURSO Y GRADUACIÓN #sushiadventure

El tiempo ha pasado muy deprisa y ya nos encontramos en los últimos días de nuestra #sushiadventure. Estamos, literalmente con un pie en España.  Me parece increíble haber estado aquí dos meses, cortando pescado.. y a veces dedos ;-) preparando nigiris, makis... aprendiendo a diario cosas nuevas y fascinantes sobre el mundo del sushi. 

No todo han sido sudor y lágrimas por suerte he convivido dos meses con una maravillosa familia a la que sin dudo considero mi más preciado tesoro en esta tierra y que me han servido de apoyo y bálsamo en muchas ocasiones cuando llegaba a casa rendida.  ¡Gracias familia Uchiyama!
 

También he disfrutado de largos ratos de cervezones con todos los compis de la academia y profesores que siempre están dispuestos a pasar un buen rato de charla tras un largo y duro día de trabajo.
 

Los examenes han sido duros por la omnipresente presión del tiempo.  No vale que lo hagas bien... tienes que hacerlo muy bien y dentro del tiempo que te marquen. A nivel profesional el tiempo es oro y no sirves si no lo puedes hacer rápido y bonito. Los examenes más temidos han sido sin duda el de Katsuramuki (corte de daikon en finas láminas) y el exámen de nigiri.  Debíamos lograr una tira de daikon de 40 cm y que no pesara más de 40 gr (en 10 minutos).  Aquí los nervios te pueden jugar una mala pasada y hacer que sin querer rompas la tira antes de los 40 cm obligándote a volver a empezar.  Teníamos 3 intentos y tras mucho daikon cortado durante 2 meses logré aprobar con 40gr. raspados a pesar de que mi mejor marca había sido en otras ocasiones 29 gr :-) 
Mucha gente piensa que el examen de katsuramuki es ridículo porque en los restaurantes se sirven de unas máquinas que hacen precisamente ese corte.  Yo pienso que es vital saber utilizar el cuchillo usuba y poder laminar daikon, zanahorias y pepinos en finas láminas porque nos servirán para preparar las verduras decorativas de las bandejas.  Además ¿a qué hemos venido? ¿No somos unos apasionados del sushi? Pues entonces nos debe importar aprender al máximo, cada detalle, cada técnica de corte y no conformarnos con que hay máquinas que lo hacen.  Por esa regla de tres no merece la pena ir a un curso, total, hay máquinas que hacen nigiris y makis...

En cualquier caso el último examen fue el más duro y para el que trabajamos horas y horas fuera de clase, el nigiri test ¿Nigiri?  Sí, es lo más difícil de todo el curso.  Los requisitos para este examen son 18 nigiris (mínimo) en 3 minutos.  Las bolas de arroz sharidama deben pesar entre 17-19 gr.  Parece una locura y lo es, aquí cuenta la velocidad, el aspecto y el peso.
 

Antes del examen y a modo de agradecimiento monté una barra casera de sushi en casa de mi familia y les invite a un "festival"de sushi.  Se sentaron en la mesa y me iban pidiendo aquellos makis y nigiri que les apetecía aunque también hubo solicitud de omakase (chef's choice). Una gran noche.
 
 
 
En el examen de nigiri tienes tres intentos y tras cada intento el sensei repasa tus nigiris y quita aquellos que no cumplen con la forma de funagata (forma de barco). Luego de los que han pasado esa primera criba pasan al peso y aquellos que no cumplen con los 17-19gr quedan eliminados.  Los nigiri que pasan ambas fases de los tres intentos se suman y el aprobado está en 40 piezas totales. Aquí tenéis mis nigiri del aprobado con un resultado final de 56 piezas. Quedé muy satisfecha con el resultado y recibí una mención especial a la estética final de mis nigiris junto con algunos de mis compañeros.

Los dos últimos días de clase los pasamos pipa, los dedicamos a la cocina japonesa y preparamos Agedofu (tofu frito), katsudon, tempura, ebifry... y luego improvisamos algunas cosas con los productos que nos dejaron a cada equipo.
 
 

El último día volvimos a convertir el aula en un restaurante.  Colocamos mostradores para el pescado, afilamos nuestros cuchillos y no paramos de servir sushi sin para tanto a compañeros, como a profesores y demás miembros del staff de la academia.  Una barra libre de sushi en toda regla.
 
 
 
Mi delantal ha pasado conmigo estos dos meses de duro trabajo lleno de visceras de pescado, escamas, granos de arroz... y qué mejor recuerdo que una firmita de todos y cada uno de mis compañeros y profesores :-) 
 
Y llegó el momento de la graduación de la Tokyo Sushi Academy. Tras la opípara comilona fuimos al salón de actos para recibir nuestro diploma de la mano del director de la academia.  Momento de felicidad y orgullo para todos tras dos meses intensos repletos de trabajo y esfuerzo.
 
 
 
Esta ha sido una gran oportunidad y he visto cumplido uno de mis sueños, venir a Japón para aprender de la mano de unos magníficos profesores el valor que tiene esta profesion y la impresionante cantidad de conocimientos y destreza que requiere la preparación de un itamae. También hemos aprendido que el trabajo en equipo es muy importante y que no sirve venir solamente a clase, hay que trabajar duro todos los días fuera del horario de la academia para mejorar y perfeccionar para llegar a ser un buen sushi chef.  ¿Quieres hacer las cosas muy bien o ser un mediocre? Hacer las cosas bien requiere de tiempo y esfuerzo. En Japón el trabajo duro se da por supuesto...  nadie ha dicho que fuera a ser fácil.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Enhorabuena Rocío, he estado en uno de tus cursos y me ha encantado. Espero verte pronto como una gran cheff de sushi.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails