miércoles, 11 de enero de 2012

COCIDO en La Cruz Blanca de Vallecas


 Hay pocas cosas como comer un buen cocido en buena compañía.  Con los años y la madurez he llegado a entender y apreciar qué es lo que la gente ve en el cocido. Y es que es un plato que más que un plato es un festival.  Es la esencia del comfort food español… Un plato que son en realidad tres platos… Incluye todo aquello que podemos necesitar, verduras, carne, legumbres…  Hasta los japoneses se enganchan a este plato.  De hecho cada vez que voy a Japón de visita me llevo todos los productos para preparárselo a mi familia japonesa que me lo pide expresamente cada vez que voy.

Hay muchas discusiones en torno al cuál es el mejor cocido de Madrid.  Yo diría que el mejor es el de mi madre ;-)  En cualquier caso hemos decidido que vamos iniciar una nueva sección dedicada a este suculento plato que a muchos nos pierde y más en temporada infernal… perdón, invernal. Aunque os digo una cosa, yo soy de las que come cocido hasta en agosto.

Tras documentarnos debidamente hemos preparado un listado de los más famosos cocidos de la capital, aquellos que han logrado hacerse hueco en los corazones de los madrileños. Poco a poco iremos visitando todos y cada uno de ellos y os pondremos los dientes largos.  Vamos a empezar por uno que nos ha llamado la atención por no ser aparentemente ninguno de locales más sonados, pero que sin embargo ha recibido el premio al “mejor cocido de España”  de manos del “Club de amigos del Cocido”. Se trata del Bar-Restaurante La Cruz Blanca de Vallecas que desde el 2008 se ha alzado como uno de los mejores templos del cocido madrileño. 


Somos de la opinión que resulta muy difícil dar el título del “mejor cocido” a un restaurante, porque como ocurre con la tortilla cada uno tiene sus preferencias… que si la sopa debe llevar poca grasa… que si no importa que el fideo esté algo pasado, que si los garbanzos deben estar muy mantecosos… que si en dos vuelcos o en tres…  ¡Para gustos los colores!

Comencemos…
 El local no se distingue mucho de cualquier otro local de la misma cadena de la Cruz Blanca, es decir, decoración castiza de azulejos pero “pretendiendo ser antigua”. El exterior llama especialmente la atención por su fachada de azulejos. El comedor clásico, no cuenta con pocas mesas, todas bien puestas y con las servilletas de tela de toda la vida. 
 El recibimiento es inmejorable.  De verdad… ¡aquí son muy amables!

Empezamos por unas croquetas de cocido y unos calamares que son la especialidad de la casa.  Muy ricos.

 Como somos de buen comer y la sopa aún no está lista (también somos algo tempraneros) nos pedimos una ración de gambas a la plancha.

Antes de traer la sopa nos traen un plato con cebolleta y guindillas. Un clásico para acompañar la sopa y que cada vez se ve menos. 

Primer vuelco. Ya nos traen el cocido, aquí en la Cruz Blanca en dos vuelcos.  La sopa nos la sirven y nos preguntan si la queremos con mucho o poco fideo.  Tras servirnos se llevan la sopera.  Para muchos este detalle será un punto negativo, para nosotros no, es preferible que se la lleven para que cuando uno quiera repetir llegue de nuevo caliente a la mesa. Nos la terminamos con mucho gusto.  A nuestro parecer en su punto, sin demasiada grasa y los clásicos fideos cabellinos hechos pero no pasados.Nos traen de nuevo la sopa y repetimos. 

Segundo vuelco.  Llegan las legumbres, verduras y carnes. La col nos la sirven rehogada y con pimentón, deliciosa.

Que no falte la salsa de tomate, ajo y cominos para acompañar.

Tras una opípara comilona y como es habitual en el caso del cocido no nos pudimos terminar todo… detalle de la casa, ¡las sobras te las envasan al vacío! Se agradece :-)

Puntuación cocido de La Cruz Blanca: 8,75

Sopa: 8,5
Carnes: 8,5
Verduras y garbanzos: 8,5
Servicio: 9,5

La Cruz Blanca bien merece una visita de aquellos que sean unos disfrutones del cocido.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails