martes, 15 de febrero de 2011

RESTAURANTE TULIPÁN

O... cómo comer hasta reventar fabes con marisco y otras sabrosuras por 28,50 €/Persona…
¡Menuda sorpresa que nos hemos llevado con este restaurante! Hace ya un año y pico que una francesa, medio madrileña a estas alturas, me recomendó en una comida de negocios que fuera a tomar unas fabes con marisco al Restaurante Tulipán. ¿Tulipán? Qué ignorancia la nuestra… Al parecer lo conoce media ciudad.  Ahora que lo hemos visitado nos arrepentimos de no haber ido antes. Tal y como ella nos había señalado, por fuera (y por dentro) parece una bar-restaurante como tantos en la ciudad… que no en el barrio de Salamanca que es donde se encuentra. La entrada nos recibe un clásico cartel de coca-cola con el nombre del restaurante y sin mayores adornos que los patrocinados por la marca anteriormente mencionada. Pero lo que muchos no adivinan es la calidad de cocina casera asturiana que esconde en su interior.
Nada más entrar nos encontramos un "mural" de camisetas de diversos equipos de fútbol, fotos variadas de deportistas y en la ventana que da a la calle una zapatilla de baloncesto de tamaño natural firmada por algún jugador conocido. En definitiva uno equivocadamente podría pensar que éste es un sitio para venir solamente a ver partidos y tomar una caña.


A pesar de tener reserva nos hicieron esperar 30 min… es más, nos dio tiempo a calzarnos dos cañas cada una acompañadas de unas cortezas y dos langostinos (menos mal, porque pensábamos que desfallecíamos). Finalmente y tras una pequeña protesta por el retraso nos hicieron pasar a la sala. Al igual que la parte del bar, aquí la decoración seguía con el estilo foto-deportivo de la casa. Todas las mesas llenas y un bullicio tremendo (a ratos demasiado).
Nos sentamos y observamos que los platos más solicitados por la clientela eran tanto bandejas de marisco, bandejas de chuletitas/churrasco, como fuentes de barro repletas de fabes de diversa índole.

-Fabes con marisco para dos.
Con un hambre atroz, y mientras que esperábamos impacientemente la llegada de nuestras fabes, nos decidimos por una ración de Boquerones fritos, mas que nada para bajar un poco el pedo de la cerveza.

Adobaditos y muy ricos aunque los hemos probado más crujientes. ¡Otra cerveza por favor!

¡Y llegó el gran plato! Fabes con marisco… Mamma mía.. ¿Esto es para dos? Riquísimo… para ser justos, MUY rico, y muy abundante. Las fabes en su punto con un delicioso sabor a marisco. Por algo es la especialidad de la casa. ¿Inconveniente de este plato? Pelar los langostinos, las patas de cangrejo etc… Para la próxima vez pediremos algo más fácil de “pelar”... fabes con almejas que al parecer también las hacen de muerte o mejor todavía… Fabes con langosta :-D



De segundo chuletitas de cordero con patatas fritas.
Mmm… Aquí presente una fan de las chuletitas :-D La ración unas 6 piezas.
Tras comernos las chuletitas volvimos a las fabes y nos pusimos OTRO PLATO… y es que resulta difícil dejar de comerlas.
¡Agua por favor! No pudimos ni siquiera tomar algo de postre… ¡Reventás!

-¡La cuenta!

Y aquí viene otra de las partes interesantes del Tulipán…

6 cañas
1 botella de agua
1 ración de boquerones fritos
Fabes con marisco para 2 personas
Chuletitas de cordero con patatas…

¡¡¡TOTAL a dividir entre 2 personas - 57 € IVA incluido!!!

En nuestra humilde opinión la relación calidad precio es muy buena. Hacía tiempo que no salíamos tan a punto de explotar de un restaurante y menos por ese precio. Esa noche no pudimos ni cenar… pero en nuestro rostro se dibujaba una gran sonrisa.

Eso sí, no pidamos peras al olmo… el servicio es lo justo y por supuesto hay que avenirse al bullicio de su interior. En cualquier caso nuestro equipo lo tiene muy claro, volvemos SEGURO y no tardando demasiado. En nuestra próxima visita nos abrocharemos unas fabes con almejas o con langosta… le daremos un repaso a la carta... ya os lo contaremos.

Por supuesto no se puede ir sin reserva… ¡siempre está hasta los topes!
Restaurante TULIPÁN
General Díaz Porlier, 59
Tel. 91 402 88 26 – 91 402 50 27


2 comentarios:

Miguel Vila (Colineta) dijo...

Me agrada encontrarme la noticia de que el Tulipán sigue como siempre. Yo dejé Madrid en 1994, pero hasta entonces visitaba Tulipán de vez en cuando porque lo tenía cerca de casa. Y siempre fabada de marisco. La recuerdo tanto que cuando mi hijo pregunta qué le haré de cena siempre le contesto lo mismo: "fabada de marisco".

Gastromaniac dijo...

Hola Miguel!

Vaya, pues debe seguir igual :-) Como hemos indicado en el post era nuestra primera vez en el Tuli´pán, pero ten por seguro que repetiremos :-) Esa fabada de marisco es una delicia.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails