miércoles, 23 de febrero de 2011

ENSALADA DE CAQUI, RUCULA Y JAMÓN SERRANO - DEDICADA A LOS UCHIYAMA

Descubrí los caquis viviendo en Japón. Mi familia (porque así les considero aunque no estemos emparentados), los Uchiyama, tienen una preciosa casa de estilo tradicional a las afueras de Tokio, concretamente a 20 minutos en shinkansen (tren rápido), en la prefectura de Kanagawa. En su precioso jardín, además de tener una excepcional colección de bonsáis que el abuelo cuida con mucho mimo también esconde un mini estanque, bambú, árboles de caquis y una pequeña huerta. En definitiva, un lujo asiático, ¡nunca mejor dicho! Una de las primeras cosas que aprendí, bajo la supervisión del abuelo, fue a tallar y lijar mis propios palillos con el bambú que crecía en el jardín… esto suena a karate kid, pero así fue. :-) Hoy aún los conservo y guardo con mucho cariño.

Yo conocía los caquis que vendían en España, pero nunca me entusiasmaron por ser de una variedad muy blanda que casi había que comer con cuchara. Los que crecían en el jardín de mi familia japonesa eran duritos, como melocotones, y de un potente dulzor. Los redescubrí durante mi estancia en con ellos y el caqui pasó a ser una de mis frutas preferidas. En Japón aprovechan y cocinan mucho los productos de temporada por lo que comimos caquis por un tubo.

Esta ensalada de caqui se la dedico a mi fantástica familia del país del sol naciente, Los Uchiyama, y desde aquí les doy las gracias por todo lo que me han enseñado, lo bien que me han cuidado y por todo el tiempo compartido. Un beso muy grande desde aquí a esas grandes cocineras de la familia: Hiromi y Yachiyo. A la ensalada le añado el toque ibérico del jamón porque… ¡va por ellos!

1 caqui
Rúcula
3 lonchas de jamón serrano
Aceite Virgen Extra
Sal maldon
Vinagre balsámico

Preparación:

Pelamos el caqui y con la ayuda de una mandolina (que no sea del Capitán Corelli ;-) laminamos el caqui como si fuera para un carpaccio. Podemos reservar un trocito que cortaremos en cubitos.
Disponemos las láminas como en escalera en la fuente o plato que vayamos a utilizar. Por encima repartimos la rucula, los daditos de caqui y las lonchas de jamón en trozos. Salamos muy poquito con algunas escamas de sal maldon, y terminamos con un chorrito de vinagre balsámico y otro de aceite de oliva virgen extra.

Si sois de los que nunca coméis fruta, añadirla a una ensalada siempre es una buena idea.

¡A disfrutar!




2 comentarios:

Ana dijo...

hola!!!
La pruebo seguro !!
Esa especie de caqui, con textura más firme, aqui en la tierra de los "miarmas" la conocen como persimon.
Me encantan!! He estado abusando de ellos durante este invierno, pero hace un par de semanas q ya no se venden ... se me ha acabado la temporada :((

Bstos

Gastromaniac dijo...

Sí Ana, la temporada ha llegado a su fín... una pena.. Yo los he pillado esta última semana por los pelos. Te invito a que pruebes esta misma receta pero con mango :-)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails