lunes, 29 de noviembre de 2010

BOLETUS CON YEMA Y PAN DE PUEBLO

Ahora que aún es temporada de setas debemos aprovechar al máximo y cocinar estas joyas del bosque!!!  Si además son silvestres, mejor que mejor :-)  Hay una gran variedad en los mercados y si investigamos un poco descubriremos una infinidad de posibilidades y recetasNo hay que limitarse…. Pueden incluso llegar a ser un suculento postre!!!  Recuerdo una vez que preparamos unos níscalos flambeados con ralladura de naranja y Cointreau, pero como dice el personaje de Moustache en "Irma la dulce", "esa es otra historia… " Hoy queremos compartir con vosotros una sencillísima receta de boletus que esperamos que de leerla se os haga la boca agua.

Boletus con yema y pan de pueblo

2 Boletus de tamaño medio
1/2 cebolla
1 diente de ajo
1/2 de vaso de vino blanco
2 huevos
Mantequilla
Aceite de oliva
Perejil
Sal maldon

Limpiamos bien los boletus con una paño húmedo y con un cepillo de dientes para quitarle bien la tierra. Lo cortamos en dados.  Picamos la cebolla y el ajo.  Calentamos un poco de aceite de oliva y mantequilla en una sartén. Pochamos la cebolla y el ajo a fuego lento para que quede traslúcida.  Cuando veamos ese color transparente añadinos los boletus, salamos y rehogamos.  Tras un minuto o dos rehogando añadimos el vino y dejamos reducir hasta que casi  no quede nada.  Añadimos un poco de perejil picado y listo.
Para terminar separamos las yemas de las claras de los dos huevos.  Emplatamos nuestros boletus y coronamos con una yema de huevo crudo a la  que añadimos un cristales de sál maldon.

Para rematar la jugada acompañamos con una rebanada de buen pan.
P.D. El pan de la foto es casero :-)

¡BUEN PROVECHO!

viernes, 5 de noviembre de 2010

Restaurante DON GIOVANNI - Un italiano auténtico en la zona Retiro


Comer italiano de verdad no es tan fácil como parece y aunque Madrid es una gran ciudad y cuenta con una amplia oferta gastronómica… no todo lo que reluce es oro.  Queremos presentaros un italiano auténtico que se encuentra en nuestro barrio y que con el tiempo se ha ganado al público y a la crítica.  Si sois lectores habituales del METROPOLI del periódico EL MUNDO estaréis jartitos de leer artículos sobre este restaurante y su dueño y cocinero Andrea Tumbarello ( a ratos huele ya chamusquina tanto artículo…) 
No es un restaurante de muchísima pompa, pero lo que desde luego NO es, es un restaurante de zafarrancho de combate como las cadenas de cocina italiana que tanto proliferan últimamente…  El local está algo escondido en el Paseo de la Reina Cristina y por fuera no llama mucho la atención.  Su dueño, Andrea Tumbarello, es un economista reconvertido en el chef ¿Curioso no? Amante de la buena cocina decidió cambiar su profesión por su pasión por la cocina.

En cinco años su popularidad ha subido como la espuma (tal vez de forma algo exorbitada) y a día de hoy asesora y gestiona varios locales de la capital.  Nuestro equipo solamente conoce el local de Don Giovanni y con este nos quedamos que es donde Andrea siempre anda entre fogones.

La crítica lo ha ensalzado mucho, y cierto es que somos asiduos a este rincón de Italia, pero pensamos que hay que ser algo comedidos porque tan alta expectativa puede decepcionar… Eso sí, sirven una excelente pasta fresca, deliciosas pizzas y unos impresionantes gin tonics que se han convertido en uno de sus sellos.
Don Giovanni cuenta con dos salas, la primera es algo más informal, se trata de la propia entrada al restaurante y donde también está situada la barra y la recepción.  Esta es la menos recomendable dado que es el paso principal de toda clientela y camareros, el teléfono para las reservas no para de sonar… En definitiva es zona bulliciosa, por otro lado algo fría en invierno al estar situada junto a la puerta.  Vamos, que si podemos elegir mejor reservar en la sala principal que está situada al fondo.

La decoración es un tanto anárquica, una “curiosa” mezcla de estilos que no acaba de cuajar… quizá ésto sea lo que menos nos apasiona del local.

Solemos visitar Don Giovanni  al menos una vez al mes, resulta difícil resistirse a la tentación teniéndolo tan cerca de nuestra “sede”, y aún así os confesamos que no hemos logrado probar ni la mitad de los platos de la carta. ¡Por qué?  Uno se engancha a ciertos platos y de ahí no sale. Hace poco que ha modificado la carta y ahora encontramos varios platos que incluyen la deseadísima trufa blanca.  A precio de oro, claro.

Nuestros platos:

Berenjenas a la napolitana
Rica cazuelilla de berenjenas con tomate y mozarella fundida


Pan de ajo

Spaghetti carbonara… Los auténticos!! 
Pasta fresca, nada de nata, preparados y terminados con el mismísimo Andrea en la mesa dándole vueltas a la pasta en la yema de huevo justo antes de servirlos.  Lo termina con pimienta negra recién molida de un gigante molinillo que casi necesita una grua. Una delicia, los mejores que hemos comido en Madrid.


Pizza Bismark 
Con tomate, jamón, queso y un huevo en el centro… Muy rica! Finas y crujientes tal y como nos gusta.
A veces encargamos la pizza en la barra y nos la llevamos… Mucho mejor que encargar telepizza :-)
Panacota - Siempre deliciosa, cremosa y suave.

Gin tonic
Aquí entramos en un curioso mundo que se está abriendo hueco a pasos acelerados.  En Don Giovanni es un MUST probar un gin tonic,  no solamente para disfrutar de esta bebida sino para experimentar  toda la parafernalia y pompa con la que te lo preparan… solamente por eso vale la pena! En la entrada tiene una nevera exclusivamente dedicada a las ginebras.  Tienen un carrito ya preparado con frutas y especias que acercan a la mesa para preparártelo ahí mismo. 

Ginebra G’Vin de FRANCE con tónica FEVER TREE:  Enebro, lima y naranja.  Deliciosa y afrutada
Ginebra G’Vin de FRANCE con tónica FEVER TREE: pétalos de rosa – perfumado y aromático.
A 14 Leuritos la copa… Pero estaba buenísimo!


Crítica constructiva... 

LO MEJOR: La carbonara, los papardelle de gambas-ajo-guindilla o los de boletus (que los hemos comido muchas veces), la bolognesa y las pizzas.
Por supuesto los gin tonics.
El agil servicio (por lo general).

LO PEOR:
Las raciones son algo escasas (Especialmente los papardelle y la carbonara) y a este equipo no le gusta quedarse con ganas de más tras una rica comida….
La decoración… pensamos que es una asignatura pendiente, tal vez algo descuidado.
Alguna vez, en el momento de la reserva, como ya están completos, aceptan la reserva pero te dicen la hora a la que debes terminar de comer...  Cierto, te hacen un hueco, pero comer con un cronómetro nos es de lo más agradable. Ésto creo que no le gusta a nadie porque así uno no come a gusto.
Y como dice Woody Allen, esto lo decimos “desde nuestro más profundo respeto y admiración :-)” (o algo parecido).

Qué más os podemos decir… Para nuestro equipo Don Giovanni es un clásico!

Restaurante Don Giovanni
Paseo Reina Cristina, 3 (posterior)
28014 Madrid
91 434 83 8
http://www.dongiovanni.es/

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails