jueves, 18 de marzo de 2010

YUE LAI y el HOTPOT – la auténtica experiencia GASTROMANIACa china en Madrid

¿Quieres vivir una experiencia GASTROMANIACa CHINA de verdad? Adéntrate en lo más profundo de la cultura china sin desplazarte de Madrid…  En la calle Hermosilla encontramos un reducto gastronómico chino de los auténticos… 99,999% clientela china… Pues sí, en el nº 101 de esta madrileñísima calle Hermosilla se encuentra el Restaurante Yue Lai y por lo que parece un más que popular restaurante entre la colonia china de Madrid. Nuestra GASTROMANIACa Almudena, recién llegada de China nos lo pone en bandeja. Nos dejamos arrastrar sin esfuerzo y con muchas, muchas ganas.  Sabemos que hemos llegado a Yue Lai porque hemos llegado al número 101 de la calle, es decir, si  no sabes chino, no podrás identificar Yue Lai en el rótulo del restaurante. Nada más cruzar el umbral de la puerta uno se teletransporta… Bullicio, pero no del español, del chino…la tele a todo trapo nos cuenta noticias en chino, la clientela se ríe a carcajadas y habla a voces (eso es lo que le parece a uno siempre cuando no entiende el idioma ;-), los camareros a penas hablan español… en definitiva uno se siente turista cuando pisa Yue Lai. La decoración es mínima, se trata de un local muy… muy sencillo....


Bajamos a la segunda planta donde está preparada nuestra mesa. Catacumba con humo, ¡lo que nos temíamos!, respiramos hondo...oohhhhmmmm... y a concentrarnos en la gastronomía. 
¿Qué comemos?  La especialidad del restaurante está clara…en todas las mesas piden lo mismo ¡HOT-POT!




¿HOT-POT?  La traducción más conocida es la de “Fondeu china”, que dicho sea de paso es el nombre que le dan en la carta.  El hotpot (huo guo o da ben lu), toda una institución en Sichuan (o Szechuan), es en definitiva una olla o caldero en el que se cocinan en un caldo hirviendo diferentes tipos de verduras, carnes, mariscos, etc…. Al parecer en China hay una gran variedad de Hotpots en los que varían tanto los ingredientes como las salsas.  La cocina japonesa cuenta con dos platos muy similares y concepto similar: Shabushabu y Suiyaki,  de los que os hablaremos en otro post.
Aunque con un poco de dificultad, debido al ajetreo y precario conocimiento de nuestro idioma, conseguimos que nos llevaran a nuestra mesa. Una vez sentadas nuestras posaderas comenzó el festival.  De aperitivo unos cacahuetes hervidos con cierto recuerdo a chufa.  Con hambre entran igual que las pipas. Mientras picamos (al más puro estilo karate-kid con los palillos) y nos refrescamos con unas cervecitas, examinamos concienzudamente la carta. 

Almudena nos guía. Lo primero es elegir los caldos para nuestra fondeu o HOTPOT. Nosotros nos decidimos por un caldero partido con dos caldos, el clásico caldo blanco y el picante de ternera...  El picante que sea de picor-nivel 1 o medio “for if the flies”(“por si las moscas” para los que no conozcan el diccionario “from lost to the river”)…

Ahora los complementos. Lo mejor es dejarse llevar y aconsejar por la amable señora que toma nota: ¡Un poco de todo! Pak choi, langostinos, calamares, carne de ternera (finísima), dos variedades de setas, wontons, fideos transparentes, carne de cerdo, albóndigas de tofu, bambú, brotes de soja, albóndigas de carne…  Como acompañamiento, un cuenco para cada uno con la salsa especial de cacahuetes.

Y para apañarnos, los siguientes utensilios: palillos, pequeña espumadera o cuchara colador y cuchara de porcelana.


Sobre la mesa una hornilla de gas y encima nuestro caldero.  Comienza el desfile de complementos ¡a cocinar!
Van trayendo los ingredientes uno a uno, por lo que como te despistes mientras estás "pescando" en el hot pot, llega el camarero con otro plato de ingredientes que deja rápidamente en la mesa y casi no te da tiempo a preguntar qué es (porque decirlo, no lo dicen). Sin embargo este pequeño desorden no nos desconcierta. Nos lo estamos pasando bien.






Los wontons 5 minutos hirviendo en el caldo.  

El pak choi solamente unos segundos para que no se haga demasiado, lo mismo con la ternera que está cortada como si de una hoja de papel se tratara. 





¡Mojamos en la salsa de cacahuetes y a disfrutar!




A medida que se van consumiendo los caldos comienzan a concentrarse los sabores por lo que los camareros de vez en cuando nos rellenan con un poco de agua hirviendo nuestros calderos.  Cuando ya estamos a punto de reventar y ya no podemos comer más nos servimos caldo en nuestros propios cuencos y disfrutamos de la sopa. A todo esto, nuestra mesa sigue cubierta de platos sin consumir del todo.




¿Postre? No podemos más… Pero sin pedirlo (lo incluye el menú) nos traen naranjas cortadas en gajos y lichis.  Nos supieron a gloria bendita.. ¡qué refrescantes!





Sudores, moquillos del picante, barrigas llenas, risas y caras de satisfacción…
8 personas, 2 calderos con 13 tipos de complementos, cervezas y postre 15€/por persona…
Auténtico, barato y una divertidísima forma de comer y disfrutar de la gastronomía china con amigos.  SUPER RECOMENDABLE.

LO MEJOR: Los caldos y el precio. La sensación de estar disfrutando de una experiencia auténtica y de sentir que tenemos mucho que aprender sobre la cocina china.
LO PEOR: Un poco ruidoso de más. El ambiente tabaquero que se crea en la atmósfera sobre todo en la planta baja del restaurante. La ropa, a la lavadora directamente.

Es conveniente reservar porque suele estar lleno.
Restaurante Yue Lai
Calle Hermosilla, 101
Tel.: 91 - 5757154     

8 comentarios:

Sinestesia Gastronómica dijo...

FANTÁSTICA CHINAQUEDADA!!!!
No se me puede olvidar este YUE LAI; a China no sé cuando iré, pero, desde luego, espero pasarme a vivir esta experiencia cuanto antes. Qué pasada y por 15 euros, se ve que es algo complatamnete distinto y recomendable. Mil gracias, si no es por vosotras no creo que hubiera sabido de este sitio, jejejeje

Besines

Carlos Noceda dijo...

¡¡Puffff!! que pasada. A este hay que ir pero en grupo... sino te mueres.

Que rico ¡Madre!.....

Un saludo

Anónimo dijo...

Hola acaso alguien tiene el numero del Restaurante? No lo encuentro en ningun sitio! Gracias

Belén dijo...

Que buena pinta!

Aunque yo tendré que engañar a alguien, que a mi chico no lo llevo yo ahí ni loco!!

Gracias por la recomendación!

Anónimo dijo...

Una cosilla, en el postre, lo que os dieron no eran lichis, sino longan, o lo que literalmente, ojo de dragon. :)
un saludo!

Gastromaniac dijo...

Cierto, gracias por epecificar. Ciertamente se parecen mucho, pero no son lichis (aunque sí de la misma familia).

Marta dijo...

Umm, umm, me han hablado de este sitio varia personas y ¡cada vez tengo más ganas de ir! Gracias por enseñárnoslo. Un beso :DD

Anónimo dijo...

Nosotros vamos a China en Junio e iremos este fin de semana a probar la comida para preparar el estómago, los nombres y los platos (en China hay muchas guias visuales con el plato), a la vuelta prometemos compararlas

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails