martes, 29 de septiembre de 2009

GASTROMANIACo en Shanghai – Yago Márquez a la cabeza del nuevo Restaurante Martin Berasategui en China

Martin Berasategui inaugura su nuevo Restaurante en Shanghai 上海 y nuestro GASTROMANIACO Márquez, executive Chef del restaurante, se encuentra al frente de esta nueva aventura gastronómica en tierras del río Yangtsze.


Yago luciendo camiseta GASTROMANIAC


Desde aquí le queremos desear mucha suerte y esperamos poder visitarle en breve para degustar las delicias de la cocina donostiarra con toques chinos.


¡SUERTE y al toro!


viernes, 25 de septiembre de 2009

CURSO DE SUSHI

La SUSHIMANIA continua…


Fechas para octubre:

Martes 6

Miércoles 7

Martes 13

Miércoles 14

Martes 20

Miércoles 21

Martes 27

Miércoles 28


¡¡REGALA UN CURSO o reserva un curso para ti y tus amigos!!

Si eres de los que piensas que nori es un suavizante, sashimi una marca de moto japonesa y el wasabi un arte marcial… ¡este es tu taller!

Tenemos el placer de presentaros el TALLER de GASTRO-SUSHI para principiantes. Aprende a hacer makis, nigiris, oshi-sushi... y deslumbra a tus amigos con tus nuevas dotes culinarias de la cocina nipona. ;-)

gastromaniac@gmail.com

viernes, 18 de septiembre de 2009

EL CALDERO –Arroces de los buenos


Travesía de Téllez, 2

TEL.:915 016 190


No hay nada mejor que darse una vuelta por el barrio para estirar las piernas y descubrir nuevos restaurantes... Sí, sí, así de fácil. Un cosquilleo nos recorre el cuerpo ante la sola idea de que pueda ser algo bueno, algo “novedoso”, algo realmente sabroso... O tal vez la profunda decepción de que se trate de un sitio más, uno de tantos…En este caso concreto acertamos el pleno al 15. Nuestros GASTROMANIACos y exvecinos-y-Nº1-fans-del-barrio, Ulrika y Fernando, ya nos recomendaron con mucho entusiasmo el Restaurante EL CALDERO, por lo que no hubo más que hablar.


EL CALDERO es un pequeño establecimiento especializado en arroces (cocina murciana principalmente) que se encuentra escondido en la Travesía de la Calle Téllez. Nos encanta que se trate de una “arrocería” puesto que no es tan fácil encontrar una de calidad por lo alrededores. Cuentan con poquitas mesas. Atención, más vale reservar porque este sitio se pone hasta la bandera. Es notable el tamaño excesivamente pequeño de las mesas y la escasa distancia entre las mismas. Por tanto si hay algo que de entrada nos vamos a permitir el lujo de criticar es el hecho de que se pueda fumar en todo el restaurante y resulta doblemente penoso estando las mesas tan juntas. Para los que quieran evitar los “malos humos” se puede comer también en las mesas de la terraza.


Servicio rápido; se agradece, aunque algo despistado por momentos.

Manos a la obra:

Mientras le echamos un ojo a la carta y a los caldos, unas cañitas (2,50 €) para entonarnos, pan y unas aceitunas (1,20 €).

Queremos dejar espacio para el arroz así es que pedimos un solo entrante. Salmorejo con berenjenas fritas (9,00 €), mmmm.. suena bien para empezar. El sabor, logrado (esto lo dice una cordobesa de los pies a la cabessa), peeeero… demasiado líquido. Las berenjenas, crujientes y deliciosas, para quitarse el sombrero.

Arroz con bogavante (19,00 €) for two, please y una botella fresquita de Viña Costeira (Ribeiro 12,50 €) s’il vous plaît.

Nos acercan la paella a la mesa y nos deleitamos con tan suculenta panorámica, comenzamos a salivar. De inmediato se lo llevan y nos sirven el arroz en los platos. El bogavante a parte en otra fuente. ¡Qué pinta! “Y mejor sabrá” intuimos. El grano en su punto y de sabor sabroso (sin demasiado condimento lo que seguro hace una digestión más llevadera). El bogavante ¿qué os contaríamos del bogavante?... Espectacular. Fresquísimo, delicioso. Hemos comido muchos arroces con bogavante, pero ninguno con un bogavante tan delicioso como este. Si una langosta se encontrara con uno de estos bogavantes, seguramente le haría una reverencia.


Repetiremos en breve porque nos han quedado en el tintero otros arroces,. postres y entrantes que sabemos de buena tinta que son obligatorios en este local: queso de brie frito con mermelada de frambuesa, arroz con dorada, arroz con boletus, las ensaladas, cazuela de pulpos con boletus… Vamos, que tenemos para rato.


Lo mejor:

El precio.. Salimos a 34 €/Persona

La rapidez del servicio

La calidad del arroz y frescura del bogavante

Lo peor:

Se puede fumar en todo el establecimiento

Mesas estrechas

El techo abovedado hace que el local resulte ruidoso


Se trata de una cadena con dos locales más, uno en calle Huertas 15, que fue el primero y cuenta ya con 30 años de historia, y otro en Pº de la Castellana, 121 (posterior – Calle Pintor Juan Gris, 2) que al perecer tiene un pequeño jardín con plantas… Uno de esos oasis en Madrid que a uno le da la vida, eso no nos lo perdemos.

Éste de la Travesía Téllez ha sido el primero en caer, y nosotras caimos rendidas y nos agarramos de las pinzas del bogavante para poder subir la cuesta de vuelta a casa.



lunes, 14 de septiembre de 2009

TUETANOS AL HORNO - Me derrito por tus huesos



Nos encontramos en fase de locura GASTROMANIACa. Arrastrados y dominados por el “lado oscuro de la fuerza” nos vemos abocados a buscar sin descanso nuevos productos, nuevas recetas, nuevas sensaciones que puedan saciar esta innegable voracidad. No dudamos en cruzar las fronteras de la casquería para calmar esta sed GASTROMANIACa y descubrir nuevos tesoros culinarios, tesoros de nuestra cultura gastronómicaLas cañas y sus tuétanos.


Efectivamente, las cañas esconden un rico tesoro, pero solamente para aquellos que osen convertir estos “despojos” en un suculento primer plato o entrante. Sencillo, apetitoso, barato… muy barato…sorprendente… mantequilla pura.

6 cilindros de caña de vaca

Sal maldon

Aceite de oliva virgen extra

Rebanadas de pan tostado

Pedimos a nuestro carnicero que nos venda 6 cilindros de caña de vaca (cuanto más anchotes mejor). Metemos las cañas en agua fría no menos de tres horas. Ponemos nuestro horno a 180 ºC, preparamos una placa de horno aceitada y colocamos las cañas. Las metemos en el horno y dejamos dorar aproximadamente 18 minutos. A veces la cocción depende del grosor de las cañas, por lo que para asegurarnos debemos observar que el tuétano aparece fundido y dorado en la superficie.

Colocamos los tuétanos en una bandeja acompañados por una montañita de sal maldon, una aceitera y unas rebanadas de pan tostado. Cuando nuestros tuétanos estén algo más templados con ayuda de un cuchillo los sacamos de la caña y los untamos en una rebanada de pan. Terminamos con unas escamas de sal maldon y unas gotas de aceite de oliva virgen extra… y a volar!

Unas láminas de trufa elevarán este plato a cocina de Reyes.

martes, 8 de septiembre de 2009

ESTOCOLMO - DESAYUNO CON VISTAS

Estocolmo, una de las ciudades con más sabor de Escandinavia. Por algo se la conoce como la Venecia del norte. Suecia es patria del alma mater de GASTROMANIAC por lo que no hablar de nuestros rincones preferidos de este país sería un pecado. Con mayor motivo queremos dedicarle algunos posts ahora que viajar a tierras vikingas se ha puesto de moda y no es para menos: Escandinavia es una tierra llena de belleza y de una fascinante cultura.

Estocolmo ofrece una poética combinación entre tierra y agua, naturaleza y urbe cosmopolita. Es una ciudad viva, elegante y majestuosa. Resulta irresistible tanto en invierno como en verano. La gastronomía sueca no es solamente smörgås (“pan con mantequilla”), sill (arenque) y köttbullar (albóndigas), de hecho tiene mucho que ofrecer (y enseñar a otros). Suecia cuenta con varios restaurantes de renombre internacional como por ejemplo el afamado “Matsalen” de Mathias Dahlgren. Esto nos recuerda que en la edición pasada de Madrid Fusión 08 destacó la inminente presencia de los chefs escandinavos (Rene Redzepi, Bo Bech, Ramus Kofoed, Mathias Dhalgren y Magnus Ek) que en estos momentos están protagonizando una auténtica revolución nórdica en los fogones (uso exclusivo de materias primas de su entorno y veneración por los productos ecológicos)… ¡Agarraros lo machos que llegan los vikingos!

Empezaremos pasito a pasito ofreciendo a nuestros GASTROMANIACos nuestras más suculentas propuestas.

En primer lugar os queremos presentar “Fjällgatans Kaffestuga” (traducción: La cafetería de la calle Fjällgatan). Esta pequeña cafetería ofrece, junto con Södra Teatern y Mosebacke Terrassen, una de las panorámicas más espectaculares de Estocolmo. Con nubes que dibujan tormenta o sin ellas, desayunar aquí es simplemente un privilegio. De hecho a unos 100 metros de este kaffestuga se encuentra la parada obligatoria que realizan muchos de los autobuses de turistas para tomar las mejores fotos de la ciudad. A sólo unos pasos, se encuentra el Ersta Konferens & Hotell, en la calle Erstagatan.

Nuestros desayuno: un par de smörgåsar (nótese que esto sería lo más parecido a la comida, desayuno y cena de Mikael Blomqvist, protagonista de la trilogía Millenium de Stieg Larsson), un kanelbulle (delicioso bollito de canela) y dos cafés. Puede que no sean los mejores smörgåsar de Estocolmo, pero maridados con estas vistas nos supieron a Gloria Bendita :-).

Fjällgatans Kaffestuga

Fjällgatan 37

11628 Stockholm

jueves, 3 de septiembre de 2009

La papada confitada de Abraham García o GASTROMANIAC y la fiesta del colesterol

Casquería fina y Fiesta del Colesterol… Papada confitada y crujiente tras su fugaz paso de tango por la plancha acompañada de patatas a las delicias de la chistorra y un huevo frito de los quitan el hipo

(No apto para los non casqueros, vegetarianos y afectados por un colesterol alto)



¡¡Casquería LOVERS of the woorllddd!!


Qué ganas teníamos de estrenar alguna de las interesantísimas recetas que propone la soberbia Biblia de la Casquería, “De tripas corazón”, del insigne, inigualable y sobresaliente Abraham García, chef del Restaurante Viridiana. No se trata de un simple libro de recetas, es mucho más que eso, se trata de literatura en estado puro que pasada brevemente por los fogones se convierte en sabrosos pucheros, papadas, orejas, callos y demás delicias de la casquería… Su tarjeta de presentación: “Nací en Robledillo (montes de Toledo) en los olvidados años cincuenta y con apenas 13 años fui tentado por la mitificada ciudad de Madrid, El Dorado para los chavales de mi aldea. Pese a no tener ninguna relación con la cocina, salvo que dije ajo siendo pequeñito, quiso mi fortuna guiar mis pasos hacia las cacerolas. Viridiana superó ya las tres décadas, un largo sueño que me ha permitido, al margen de modas, críticas y guías , hacer durante más de un cuarto de siglo y lo que resta…lo que me sale de los fogones” (Abraham García).


Esta obra ocupa un lugar presidencial tanto en nuestra biblioteca gastronómica como en nuestra mesilla de noche.



Seguimos los pasos de su receta de papada confitada aunque con algún cambio (principalmente porque no teníamos mucho tiempo):



(Para 2 raciones)


500 gr de papada (de ibérico)


4 dientes de ajo


Romero seco


Tomillo seco


Aceite


Chistorra


3 patatas


Sal


Pimienta negra


Sal Maldon


2 huevos (bien frescos a ser posible)


Pan (para mojar)



Como bien dice Abraham “las papadas suelen venir afeitadas”, pero si le asomara barba de tres días… al igual que con las aves, o bien lo chamuscamos en el fuego o con una maquinilla le damos un repaso.


La papada la cortamos en dos filetes de unos 2 cm para cada una. Las colocamos en una bandeja, las cubrimos con un buen aceite de oliva. Le añadimos una ramita de tomillo si tenemos y un diente de ajo sin pelar. Ponemos el horno a calentar a 140 ºC y cuando haya alcanzado dicha temperatura metemos la bandeja y dejamos confitar 1 1/2h aprox.


Mientras tanto lavamos bien las patatas, cortamos (con la piel) nuestras en dados de un centímetro (reservamos). Cortamos unos 10 cm de chistorra en piezas de 1cm (reservamos). Cogemos una bandeja o cazuela de barro le añadimos 4 cucharas de aceite para engrasar bien el fondo. Añadimos 3 ajos que previamente habremos chafado con la hoja del cuchillo. Ahora echamos las patatas y salpimentamos con gana y alegría. Aromatizamos con el romero y el tomillo. Añadimos la chistorra, removemos todo con una cuchara para que se empape bien de todos los sabores. Al horno (sí, a la vez que el confitado, es para no perder tiempo). A la misma temperatura 140 ºC, tiempo para las patatas 35-40 min. aprox (hasta que estén tiernas).


Antes de emplatar encendemos el fuego y calentamos bien una sartén. Sacamos las papadas confitadas, las escurrimos un poco de su aceite y le damos un vuelta & vuelta para que se tueste por fuera dejando una textura crujiente. Ya se me hace la boca agua…


El huevo, of course lo freímos justo antes de servir. Aprovechamos el aceite del confitado para freír el huevo.


Trasladamos con mucho mimo al plato la papada crujiente (mimo, porque de tierna puede que se nos rompa por el camino), el huevo recién frito. Salamos la papadas con la sal maldon y culminamos esta obra maestra con unos dados de patata.



Cortamos unas rebanadas de panéste que no falte. Nos sentamos en la mesa con una sonrisa de oreja a oreja. Encendemos el equipo de música y le damos al play.. y suena la maravillosa voz de Hibari Misora…


http://www.youtube.com/watch?v=SPatPeMNNcQ&feature=related

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails