martes, 7 de julio de 2009

AJO BLANCO EN DOS TEXTURAS


Llega el calorcito y con él uno de los grandes inventos de la cocina española… ¡los GAZPACHOS! Fresquito, lleno de vitaminas, ligero…

Nosotros comos unos FANS incondicionales de estas sopas frías que al igual que muchos de los platos de nuestra cocina da pie a mil variedades e interpretaciones. No hay dos personas que hagan un gazpacho igual…

Hoy os queremos presentar el ajo blanco, pero de dos formas diferentes. Una más clásica y en espuma para los GASTROMANIACos más lanzados y cocinillas. La receta la hemos sacado de un maravilloso libro que os recomendamos llamado “Gazpacho” de Alberto Herráiz. Lectura imprescindible para los amantes de las sopas frías. ¡Incluye recetas como gazpacho de tomate-cebolla y carabineros, gazpacho de piñones, gazpacho de zanahoria-naranja-azafrán y menta… hasta aquí podemos leer, entre otras cosas porque se me hace la boca agua. También cuenta con un apartado donde se habla del maridaje de vinos con gazpachos, vamos, en resumidas cuentas ¡un gran libro!

La receta es simple:

350 g de almendras peladas (crudas no tostadas)

200g de pan blanco de hogaza asentada del día anterior

1 diente de ajo

3,50 dl de aceite de oliva virgen extra, preferentemente de la variedad arbequina

1 dl de vinagre de Jerez

1 litro de agua

Sal

Pimienta

400 g de uvas blancas para la guarnición

Introducimos en un recipiente hermético el ajo, la miga de pan remojada en el vinagre, medio litro de agua, 1 decilitro de aceite de oliva y la sal. Guardamos en la nevera 12 horas. (No es imprescindible pero así toma más sabor y cuerpo).

Volcamos todo en el vaso batidora, trituramos y emulsionamos con el resto del aceite de oliva. Diluimos con el agua que nos ha sobrado. Conservaos en frío hasta su presentación.

Servimos y presentamos con algunas uvas cortadas por la mitad y son pepitas. Añadimos un poquito de pimienta y listo.


Y AHORA... El más difícil todavía:


Espuma de ajo blanco con cerezas:


2 hojas de gelatina neutra (mercadona)

300 g de cerezas

Un sifón para espumas


Utilizamos medio litro del ajo blanco preparado con la receta anterior. Lo colamos por un chino de malla muy fina para evitar que el sifón luego se nos atasque. Por otro lado hidratamos las hojas de gelatina en un poco de agua fría. Mientras, en un cazo calentamos otro poco de agua (1 dl). Cuando el agua esté templada apagamos el fuego. Escurrimos con la mano las hojas ya reblandecidas y las añadimos al cazo. Removemos hasta que se hayan disuelto y volcamos sobre el ajo blanco. Removemos el ajo blanco e introducimos la mezcla con cuidado en el sifón. Cerramos el sifón, colocamos el embellecedor, le metemos dos cargas, agitamos y lo metemos en la nevera al menos 3 horas.

Cortamos las cerezas por la mitad como si se tratase de un aguacate, sacamos el hueso y procedemos de igual forma con las demás. Cortamos las mitades por la mitad y las introducimos en el fondo de un vasito de chupito y de vaso de cóctel. Añadimos un poco de aceite para mojar las cerezas. Sacamos el sifón de la nevera, agitamos y enchufamos la espuma de ajo blanco por encima.


¡LISTO!

1 comentario:

Maite dijo...

Hola chicas!!Me he quedado con esta receta porque supone un reto a mi paladar. Probé el ajoblanco por primera vez en Málaga, hace tiempo, y digamos que no es uno de mis sabores favoritos, pero en su punto justo de elaboración y con los condimentos y mimo que le ponéis vosotras, seguro que cambio de opinión. Ya os contaré!! Un abrazo fuerte. Maite

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails