jueves, 18 de diciembre de 2008

LUSSEKATTER - BOLLITOS DE AZAFRÁN

No nos hacemos los suecos... es que lo somos ;-)
Muchos GASTROMANIACos nos han pedido recetas de algunas de las delicias del Julbord (mesa de navidad ver post anterior). Hemos pensado por lo tanto en la receta de los lussekatter (bollitos de azafrán), principalmente por su originalidad y exotismo.

Los lussekatter tienen una larga historia e incluso hay referencias de los mismos que datan de la época de los vikingos. Se dice que el lussekatt se hizo a imagen y semejanza del gato favorito de la diosa Freja (Diosa del amor, la belleza y la fertilidad). Con los mismos ingredientes

se cocinaba siempre un pan en Navidad. A éste se le atribuían poderes mágicos y se pensaba que ayudaban a fortalecer y proteger a las futuras cosechas, los animales e incluso a las personas.
La palabra azafrán proviene del árabe zaferán que significa "amarillo”.

Recomendación: Cuando estén listos y se hayan enfriado, antes de hincarle el diente…

Cogéis un lussekatt…
Cerráis los ojos…
Con las manos partis el lussekatt en dos…
Inspiráis el aroma del azafrán…

Pura magia….


Ingredientes:
125-150g de margarina
5 dl de leche
50 g de levadura fresca (Mercadona)
½ Cucharadita de sal
1 g de azafrán molido
2 dl de azúcar
1 Kg de harina de trigo
2 huevos
Pasas

Horno: 225-250º


Derretimos la margarina en un cazo. Vertimos la margarina derretida en un bol y añadimos la leche calentada a 37º (no debe nunca superar esta temperatura).
IMPORTANTE:
Para reconocer esta temperatura si no tenemos termómetro es meter el dedo. Debe estar a la misma temperatura de nuestro dedo, es decir templado bajo. Si nos pasamos de temperatura es posible que la levadura no se active y se nos estropee toda la masa.
Una vez tengamos la mezcla de la
leche y la margarina añadimos la levadura y removemos hasta que se deshaga.
Añadimos el azúcar, la sal, azafrán y un huevo - batimos. Agregamos la mayor parte de la harina y trabajar la masa en una batidora (con los gadgets de amasar). Es posible que la masa quede pegajosa, en ese caso añadimos algo más de harina pero sin pasarnos. La masa se debe despegar de las paredes bol cuando removemos. Una vez que tenga la consistencia deseada espolvoreamos por encima un poco de harina y cubrimos con un trapo de cocina. Dejamos reposar 30 minutos a temperatura ambiente (hasta que alcance el doble de su tamaño).
IMPORTANTE: Dejar el bol en un sitio de la cocina donde no haya corrientes porque esto podría estropear la fermentación. Os recomendamos dejarlo reposando cerca del horno para que el calorcito le ayude a fermentar antes.
Cuando esté listo enharinamos nuestra encimera y sacamos la masa del bol. Le echamos algo de harina por encima y amasamos. Repetimos esta operación hasta que la masa adquiera una consistencia menos pegajosa y nos permita manipularla.
Preparamos una bandeja de hornear o bien con papel de hornear (de estraza) o de papel de plata si no tenemos lo anterior.
Dividimos la masa en +/- 35 bolitas. Cogemos una bolita y con ayuda de las dos manos hacemos un rulo largo. Metemos los extremos y enrollamos formando una “s”.



Para los más atrevidos os presentamos otros tipos de formas para esta receta:


Colocamos nuestros lussekatter en la bandeja a medida que los vayamos haciendo. Cuando tengamos una bandeja llena (no conviene juntarlos demasiado porque vuelven a crecer fuera y dentro del horno), tapamos con un trapo de cocina 30-40 minutos. Cuando tengamos listos todos los lussekatter y hayan reposado el tiempo indicado introducimos una pasita en los círculos del lussekatt. Después batimos un huevo y con ayuda de un pincel pincelamos los lussekatter. Metemos la bandeja en la parte inferior en del horno. Dejamos hornear 4-5 minutos y vigilamos. Cuando veamos que tienen colorcito sacamos la bandeja del horno, y retiramos el papel con los lussekatter para dejar que se enfrían en la encimera. Después los vamos colocando en una cesta.

Si no nos los vamos a comer todos ese día lo mejor es
congelarlos en bolsitas e ir sacando a medida que los queramos consumir. Se sacan y cerca de un radiador se descongelas en 15 minutos, si queremos les podemos dar un toque de horno para que estén calentitos pero mucho cuidado que se nos pueden resecar y poner duros.

Para acompañar esta maravilla navideña podemos tomar glögg (vino dulce caliente), café o una taza de te.

Hoy en día se han creado variantes de los lussekatter que incluyen desde ralladura de naranja a un poco de masa de almendras… La cocina es así, uno puede experimentar y crear… nosotros siempre os invitamos a que propongáis nuevas creaciones.
También se pueden cortar por la mitad y meter algún fiambre. Están exquisitos de cualquier forma ;-)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gana dinero con/Earn money/Gagnez de l'argent:

http://es.beruby.com/promocode/uL_0oJ

http://www.gratisweb.com/rajimdo/

ソラ dijo...

It is seem very delicious bread.

Qalamana dijo...

Gracias, gracias, graaaaciaaaassss!!! Estos bollitos fueron el bocado que más me gustó de la Glöggfest :)

sade dijo...

Las Contemporáneas te desean un ¡muy feliz año 2009!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails