jueves, 30 de octubre de 2008

Cocina cordobesa...de los pies a la cabessa

LOS JIMÉNEZ
Calle de San Marcos 27
+34 915 211 186
Cierra domingos por la noche y lunes todo el día

La gastronomía cordobesa ocupa un importante hueco en el corazón del equipo de GASTROMANIAC. Por eso, no podíamos dejar de recomendaros este restaurante cordobés situado en el barrio más fashion de Madrid, Chueca. Un antojo fue lo que nos impulsó finalmente a dejarnos caer por Los Jiménez y un salmorejo y un flamenquín fueron los que nos abrieron sus puertas. La mezcla de culturas que convirtió a Córdoba en una de las capitales del mundo durante los 800 años de ocupación árabe, han dado como resultado platos tan conocidos y apreciados como : salmorejo cordobés, japuta en adobo, berenjenas rebozadas, flamenquín, rabo de toro, berenjenas con miel de caña…

Los Jiménez tiene su historia, y no es para menos porque esta casa de comidas fue fundada en 1963. Allá donde vamos es difícil evitar ponerse el uniforme de Gastromaníac y no volverse exigente y criticón. Sin embargo Los Jiménez respondieron con nota tras someter sus cordobeses platos al cuidadoso escrutinio de nuestro paladar. Los precios son muy asequibles y hay que decir que el servicio es de lo más amable que hay por los alrededores… que no es poco hoy en día. ¿Queréis saber lo que es una persona esaboría? Pues tendréis que “googlearlo” porque en Los Jiménez no encontraréis la respuesta. Desde que entramos nos atendieron con simpatía y rapidez. La decoración es la clásica de los restaurantes de antaño y eso también acompaña a dar ambientillo al lugar. No es típicamente andaluza a primera vista aunque sí combina unas macetas por aquí, un cuadro-fotografía de Córdoba por allá, y otros detalles como platos de cerámica cordobesa y paletas de antiguos braseros de bronce, con los elementos comunes de cualquier bar.

Y entre pecho y espalda nos metimos:
Una caña
(2,50 €/Cerveza) con el correspondiente aperitivo de la casa: un poco de arrocito de pescado.

Salmorejo (9 €) Para comer el salmorejo sólo se necesita una cuchara sopera y un cubierto con buena miga, como es el pan. Se dice que el salmorejo es comida de tontos, puesto que es “pan con pan “ pero eso es más un dicho que otra cosa, dado que lo que encontramos en un buen salmorejo es puro placer.
Muy bueno, aunque al igual que con el cocido, como en casa de la abuela, en ningún sitio. A pesar de eso disfrutamos y lo recomendamos.
Y es que
el que no conoce el salmorejo no conoce el cielo… Este delicioso manjar es de origen morisco en cuya cocina era habitual majar y convertir en papilla los ajos, sal, migas de pan y aceite, vinagre y agua. Más tarde con el descubrimiento de América trajimos el tomate a España y este fue el último y definitivo ingrediente de este maravilloso plato. Creemos que uno de los motivos por los que el salmorejo triunfa es por su textura y cuerpo que recibe del pan, pero también ese regustito suave a tomate y ajo que coronado por una guarnición a base de huevo cocido y jamón serrano lo convierten en una auténtica delicia difícil de olvidar. El salmorejo de Los Jiménez presenta una textura suave y agradable, con el espesor adecuado y con “su” huevo duro y “su” jamón bien picadito.

Delicioso, aunque nuestro paladar nos traslada con nostalgia inevitablemente no sólo a la ciudad de Córdoba sino a la cocinera reina del salmorejo y abuela de uno de los miembros de Gastromaniac: Yoyi. Cuando ella lo prepara lo sirve como plato único y como suele decir, “salmorejo, la cama cerca … el agua, lejos”. Prometemos compartir la receta con todos los Gastromaníacos que nos leen, pero el secreto verdadero reside en el virtuosismo de los años y de la experiencia de quien lo hace sin medidas y a ojo, consiguiendo la misma exquisitez en cada ocasión.

Flamenquin con patatas (9 €) Mientras seguíamos con el salmorejo nos trajeron el flamenquín, el segundo gran objetivo de la jornada. Los hay de pollo o de cerdo pero en ambos casos rellenos de jamón serrano. El que nos sirvieron era de cerdo y servido con patatas fritas y mayonesa, como debe ser. Crujiente y divino.

Berenjenas rebozadas (6 €)

Las berenjenas emborrisá llegaron a la mesa a tiempo para ser degustadas pero no las devoramos en tu totalidad ; tanto el salmorejo como el flamenquín ya se habían encargado de entretener sobradamente a nuestros estómagos. Sin embargo cumplieron con nuestras expectativas, bien frititas y sin estar aceitosas.

Tortillita de Camarones (1,80 €/Unidad)


Un clásico entre clásicos. Dos partes de harina de trigo por una de harina de garbanzos, un puñado de camarones, perejil-ajo-cebollita picada, agua, y una yema de huevo para darle color. ¡Así de sencillo y así de rico! En Los Jiménez preparan unas tortillitas y le dan el punto crujiente que hacen de este plato algo realmente espectácular.

Precio medio 15-18 €/Persona

En definitiva, en Los Jimenez encontramos un pedacito de nuestra amada Córdoba. ¡No os lo perdáis!

3 comentarios:

sade dijo...

Castizo donde lo haya... ¡ME ENCANTA!

Mestalayo dijo...

¡Pero qué buena pinta! Qué ganas de ver la famosa receta que he tenido el gran placer de probar en una ocasión para poder iniciar a los belgas...

Dani Romeral dijo...

El mejor jamón ibérico tenía que ser cordobés y del Valle de los Pedroches.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails