jueves, 22 de mayo de 2008

HOSPEDERIA SANTO DOMINGO






Una de las mejores opciones para alojarse en Pedraza sin duda alguna es la Hospedería Santo Domingo. El sello Rusticae ya nos puede aportar a priori cierta garantía no sólo de calidad sino también de que el cliente se encontrará en un lugar con encanto y carácter. Se halla justo a la entrada del pueblo y aunque el parking está en la otra punta, no hay que olvidar que nos encontramos en un pueblo pequeñito donde las distancias se convierten en cortos y agradables paseos, incluso bajo una molesta lluvia. La entrada de la hospedería invita a adeentrarse hasta el fondo, como si el amplio ventanal que viste todo el frontal nos sedujera casi hipnotizados.



Las maravillosas vistas coloreadas de verde de la Sierra de Guadarrama nos infunden la serenidad y la paz que buscamos.Una vez ahí, el acogedor ambiente nos envuelve y los sofás nos atrapan aún sin sentarnos.

















Sólo tiene 17 habitaciones (todas dobles) de las cuales presentan 3 como "especiales" por su bañera hidromasaje. Las abuhardilladas, situadas en la planta más alta, son consideradas como dobles "simples", pero las vigas de madera y poder contemplar a una cigüeña dando de comer a sus crías desde la ventana-velux le imprimen la etiqueta de "superior".












La decoración es rústica y predominan los tonos tierra. Aunque todo está cuidado al más mínimo detalle, pudimos comprobar que el aislamiento acústico entre las habitaciones no era todo lo eficaz que habríamos deseado. Sin embargo este aspecto no llegó a empañar nuestra estancia. El desayuno puede ser continental o buffet.El primero es correcto y el zumo de naranja recién exprimido es un plus. La oferta de fiambres y "salados" que ofrece el buffet no es muy variada, y aunque nos ofrecían amablemente unos huevos revueltos (tras preguntar nosotros), decidimos que la opción en sí por ese precio, no era tan jugosa.

No podemos olvidar mencionar que durante los cálidos meses de verano se puede disfrutar de una magnífica terraza al aire libre desde la cual casi podrás tocar el color verde.





Con todo, pudimos comprobar lo que ya nos contaron en la Taberna de Antioquia: que ambos establecimientos comparten una filosofía común, la de ofrecer al cliente en un entorno muy "de pueblo", un ambiente cálido con toques de modernidad, porque lo nuevo no está reñido con lo antiguo y porque una villa medieval no pierde su carácter por dar cabida a los mismos contenidos en distintos continentes.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails